Bienestar emocional de los niños en pandemia

Por: Any Alhuay  
aalhuay@psicopotenciar.org.pe

 

¿A qué nos referimos cuando hablamos de bienestar emocional? Sánchez (2015) menciona que se refiere al estado de ánimo caracterizado por sentirse bien, en armonía y en tranquilidad consigo mismo y con el mundo que lo rodea. Además, implica ser consciente de las propias capacidades para afrontar las tensiones normales de la vida de manera equilibrada. En la infancia, el bienestar emocional involucra un amplio espectro de áreas y actividades. Por ejemplo, en la convivencia con otras personas, consta de que los niños reciban un buen trato, sean tomados en cuenta, sean atendidos adecuadamente y vivan en un ambiente organizado, con rutinas cotidianas y diversidad de experiencias. Todo esto, va a generar el marco necesario para que se pueda desplegar en condiciones satisfactorias el desarrollo evolutivo infantil en lo cognitivo, psicomotor y afectivo; como la autonomía, la identidad, el juego y la comunicación, la empatía y las habilidades representacionales. Sin embargo, en el transcurso de la vida van a existir situaciones que se tornan muy estresantes y que pueden desequilibrar el bienestar emocional, más aún si se está en desarrollo de adquirir todas estas capacidades, como son los niños.

El año 2020 será recordado como el año en el que se observó cómo la pandemia cambió nuestra forma de vivir, para algunos en mayor intensidad que otros. Pero, para todas las edades fue un cambio repentino. Una de las poblaciones más afectadas fueron los niños, ya que cuando se impuso el confinamiento obligatorio, la vida de millones de niños cambió de forma radical (Espada & Orgilés, 2020). De hacer sus vidas de manera normal, pasaron a abandonar el colegio sin apenas poder despedirse de sus compañeros y sin saber que tardarían meses en reencontrarse con ellos. Durante el confinamiento, la interacción social de los niños se limitó prácticamente a los miembros de su familia (OMS, 2021).

El cambio en las rutinas, en las relaciones sociales, en la tensión de los adultos preocupados por la enfermedad, por la situación económica, laboral y por hacer malabares para convertir la casa en escuela y oficina a la vez, está pasando factura a la salud de la infancia (Lehner, 2020). La enfermedad los ha tenido al margen de sus peores síntomas, sin embargo el estrés y la ansiedad pueden provocar serios problemas en su salud. Esta situación se complica todavía más en los hogares con bajos o escasos recursos y en los monoparentales, más aún en países en vías de desarrollo donde la pobreza es extrema.

En diversas circunstancias, los niños, suelen adaptarse a situaciones novedosas sin dificultad, a veces con más éxito que los adultos. Sin embargo, en esta oportunidad, los niños, en poco tiempo, han tenido que adaptarse a situaciones para las que ni siquiera los adultos están preparados. Explicarles por qué no podían salir de casa ya era complicado. Ahora que pueden, el reto es que comprendan en qué condiciones. La pandemia provocada por el coronavirus ha puesto patas arriba la vida de muchas personas. A los adultos les está costando verdaderos esfuerzos sobrellevarlo, pero mal que bien pueden salir adelante, ya que tienen las herramientas para gestionar las emociones que todos los cambios están generando en ellos (Schoenberg, 2021). En cambio, los niños muchas veces llenan la falta de información imaginando con frecuencia una realidad mucho más terrible que la que está sucediendo, lo que aumenta su preocupación e inquietud. Permanecer sin salir de casa privó a los niños del movimiento y de la estimulación sensorial que tanto necesitaban. El contacto social limitado pudo aumentar la sensación de soledad, el cambio abrupto de rutinas, o la falta de ellas, pudo incrementar los conflictos entre padres e hijos y generar inseguridad en los pequeños en una situación que ya de por sí, está llena de incertidumbre. En especial riesgo se encontraron los niños más vulnerables o aquellos que sufrieron la pérdida de algún familiar (Espada & Orgilés, 2020).

Los niños y niñas a lo largo de su desarrollo van adquiriendo conocimientos, habilidades y experiencias que le ayudan a su desarrollo emocional. Verse sometidos a situaciones de estrés les afecta más que a los adultos porque no han adquirido las habilidades necesarias para gestionar sus emociones. Por eso aparecen los miedos, las rabietas, el insomnio y las pesadillas, entre otras formas de expresión del estrés. En una situación como esta se debe estar más que nunca al lado de los niños porque eso los ayudará a contrarrestar los efectos de la COVID-19 (Arnaiz, 2020).

Recomendaciones para cuidar la salud emocional de los niños.

1. Habla con normalidad y seguridad de lo que sucede, no es necesario ocultarles información. Explica las cosas con un lenguaje sencillo, honesto y apropiado para su edad pero hazle saber toda la información que te solicite. Menciona, además que es algo temporal y que las medidas que se están tomando son para que se protejan. 

2. Establece los días con rutinas, esto va ser importante, para le des estructura y sentido de vuelta a la normalidad, ya que saber lo que tiene que hacer en cada momento les hace sentir más seguros.

3. Ofrece actividades propias de su edad e involúcrate en ellas, eso también te servirá a ti para despejarte. Anima a tu hijo a jugar dentro del hogar; será excelente para la salud física y mental. 

4. Utiliza prácticas de crianza positiva, no recurras a la violencia como golpes y gritos que agravan la situación de estrés. 

5. Aprovecha el contacto físico que en el día a día en condiciones normales no se tenía. No pueden tener contacto físico con sus amigos y otros familiares pero contigo sí. Demuestra todo el cariño con abrazos y besos.

6. Dedica unos minutos a la relajación, eso vendrá bien para todos. Y si es antes de ir a dormir, será mucho mejor o realiza sesiones de baile para ayudar a tu hijo a mantenerse sano y concentrado.

7. Limita el acceso a la televisión y redes sociales, ya que puede haber en ocasiones información falsa en esas plataformas, más que nada en internet. Además, una sobreexposición puede aumentar el estrés y el miedo. 

8. Pide que escriba o dibuje lo que piensa, lo que siente. Eso te ayudará a entender mejor lo que le pasa.

9. Incluye una dieta balanceada para tus hijos y familia, ya que va otorgar todos los nutrientes que se necesita para estar sano y sobre todo porque el nivel de ejercicio va a disminuir. 

10. Busca maneras de hacer que el aprendizaje sea divertido. Realiza actividades prácticas, como rompecabezas, pintar, dibujar, etc. El juego independiente también se puede utilizar en lugar del aprendizaje estructurado. Practica la escritura y la gramática escribiendo cartas a los miembros de la familia, es una excelente manera de conectarse y limitar el contacto. 

11. Restrinja el uso prolongado de los videojuegos, aunque los videojuegos pueden ser una forma de relajarse, cuando se está en casa mucho tiempo se puede dedicar a esto mucho tiempo más del habitual. Asegúrese de mantener un equilibrio adecuado con las actividades sin dispositivos electrónicos.

Referencias:

    • Arnaiz, B. (12 de mayo de 2020). ¿Cómo afecta la COVID-19 en la infancia? Ayuda en acción. https://ayudaenaccion.org/ong/blog/infancia/como-afecta-covid-19-infancia/

    • Espada, J & Orgilés, M. (14 de diciembre de 2020). ¿Cómo ha afectado la pandemia a la salud mental de niños y adolescentes?. The conversation. https://theconversation.com/como-ha-afectado-la-pandemia-a-la-salud-mental-de-ninos-y-adolescentes-148054

    • Lehner, M. (27 de abril de 2020). Cómo atender la salud emocional de los niños en tiempos del coronavirus. Children’s hospital Los Ángeles. https://www.chla.org/blog/health-and-safety-tips/c-mo-atender-la-salud-emocional-de-los-ni-os-en-los-tiempos-del

    • Organización Mundial de la Salud. (2021). Cuidar nuestra salud mental. https://www.who.int/es/campaigns/connecting-the-world-to-combat-coronavirus/healthyathome/healthyathome—mental-health?gclid=CjwKCAjwqvyFBhB7EiwAER786eKep0eRmvTx8UQoJUQ6YIm8FyYeYDy0ewutiyhYT9pobVQBtSpvqRoCc-UQAvD_BwE

    • Sánchez, D. (07 de noviembre de 2015). ¿Qué es bienestar emocional físico y mental? Viajero ejecutivo. https://www.viajeroejecutivo.com.mx/que-es-elbienestar-fisico-mental-y-emocional/

    • Schoenberg, N. (02 de abril de 2021). La salud emocional de los niños disminuyó en Chicago durante la pandemia, según una nueva encuesta del Luie Children’s Hospital. Chicago Tribune. https://www.chicagotribune.com/espanol/sns-es-salud-emocional-menores-diminuyo-chicago-durante-pandemia-20210402-bixontnq7jcnrmmej4weegz4ty-story.html